Revolución fotónica: Cinco áreas que cambiarán gracias a la nueva red óptica de alta velocidad

Revolución fotónica: Cinco áreas que cambiarán gracias a la nueva red óptica de alta velocidad

En 2017, empezará a operar la red fotónica sobre un cable óptico submarino que unirá Puerto Montt con la Patagonia chilena hasta Puerto Williams y que promete cambiar la cara de las regiones más alejadas de la capital.

“Esta es la verdadera forma de romper el aislamiento cultural de las regiones con Santiago y con el mundo”, explica Eduardo Vera, gerente de innovación del Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile. “Permite acceder y crear conocimiento de frontera, que hoy en día es lo trascendental en el desarrollo económico. Se puede repensar la relación entre regiones y Santiago si tienen este tipo de conectividad”.

En la actualidad, solo existe una red completamente óptica en la Región Metropolitana y está en construcción otra que unirá a esta región con la de Coquimbo. La infraestructura que se creará en la Patagonia seguirá un modelo de licitación que destina una parte de la fibra a empresas privadas para uso comercial y otra para el uso académico-gubernamental. “De ese modo, las capacidades de modelamiento y de procesamiento de grandes volúmenes de datos que tiene el CMM podrán ser ofrecidas en lugares remotos que estén conectados por esta red”, explica Vera.

Se espera que la nueva infraestructura impacte en varias áreas de la economía, las políticas públicas y la ciencia. Algunos de sus usos ni siquiera se pueden imaginar y dependerá de quienes se atrevan a pensar y llevar a cabo nuevos proyectos en la zona. Sin embargo, ya se empiezan a vislumbrar algunos usos que tendrá en áreas como salud; clima y medioambiente; educación, y gobierno y descentralización. Estas aplicaciones fueron abordadas por los expertos invitados a las Jornadas Tecnológicas Patagonia 2015 realizadas Punta Arenas y Coyhaique.

Salud

Se calcula que en Chile faltan alrededor de seis mil médicos, sin contar especialistas y subespecialistas. Esta escasez se acentúa en el caso de las regiones más aisladas. “Con la red fotónica es imposible llevarlos a los pueblos más aislados, pero sí se puede llevar su expertise. Los médicos rurales podrán establecer un contacto directo con colegas no solo en Santiago, sino también en Tokio, Nueva York o cualquier lugar del mundo”, afirma Vera. La idea es que los profesionales en regiones puedan intercambiar información, enviar exámenes para ser analizados en centros de atención de salud más complejos y recibir apoyo para detectar situaciones de riesgo en forma preventiva. Los pacientes también podrán monitorear su estado de salud con doctores que no necesariamente van a estar físicamente presentes, pero sí en línea. “En la sociedad del conocimiento, el aislamiento geográfico es secundario frente al aislamiento cultural”, remata Vera. Además, los facultativos pueden crear y mantener sus redes de contacto.

Medioambiente y clima

La fibra óptica permitirá implementar una red de sensores que monitoree permanente mente el medioambiente, entregando información en tiempo real sobre la situación sismológica, de mareas, vientos, temperaturas, lluvias, sequía y otras problemáticas climáticas. “Esto permitirá manejar mejor los desastres naturales. El desastre no se puede evitar, pero sí se puede saber cuáles son los riesgos y disminuir la probabilidad de que se transformen en catástrofe al evacuar la población sin pánico”, dice Vera. Además, los cables mismos pueden implementarse con este tipo de detectores sísmicos y de tsunamis para prevenir accidentes en tales situaciones.

En este punto, el impacto no solo será en el plano local o nacional. La red fotónica austral permitirá extraer importantes datos del océano y las regiones australes que son claves para los modelos climáticos globales.

Educación

“Las nuevas TI permiten monitorear las formas de aprendizaje de un modo diferente”, explica el gerente de innovación del CMM. En Educación, ya no se trata solo de avanzar hacia la obtención de más y nuevos recursos educativos, sino también de hacer un seguimiento de lo que pasa con los alumnos gracias a supercomputadores pueden procesar grandes volúmenes de datos que se extraen de pruebas y testeos de un curso o incluso de una extensa población de estudiantes. La red fotónica también hará posible que profesores que están en otro lugar geográfico puedan interactuar en tiempo real con los alumnos y maestros que estén en lugares apartados.

Gobierno y descentralización

La nueva red de fibra óptica partirá desde Puerto Montt al sur por el océano Pacífico. Entrará al continente por Caleta Tortel, Puerto Natales, Punta Arenas, Porvenir y Puerto Williams, que hoy están prácticamente aislados. Desde esos poblados, se expandirá hacia el resto de las regiones de Aysén y Magallanes, con lo que se unirá la Patagonia al resto del continente. Esto permitirá que los patagones puedan realizar distintos trámites y conectar las reparticiones públicas de las dos regiones con el gobierno central en forma más efectiva.

Big Data

A través de la red fotónica, científicos y emprendedores podrán aprovechar instalaciones ubicadas en otras zonas del país –como el supercomputador del NLHPC o los observatorios astronómicos del norte– para proyectos que necesiten analizar grandes cantidades de datos, como ya está haciendo el grupo de Astroinformática del CMM liderado por Francisco Forster.

Imagen: Davidlohr Bueso

Posted on Mar 26, 2015 in Noticias en castellano