CMM Data Days: El Internet de las Cosas y los cambios que traerá en los negocios y el sector salud

CMM Data Days: El Internet de las Cosas y los cambios que traerá en los negocios y el sector salud

Los bajos costos de los sensores, el aumento en la capacidad de procesar datos y la aparición del Internet de las Cosas están cambiando los modelos de negocios y también el mundo de la salud. Es la visión del presente y del futuro que Maurizio Arienzo, gerente general de Tesseract Health, mostró en la segunda sesión del los CMM Data Days, eventos organizados por el Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile, para abordar los desafíos de la sociedad chilena frente a los avances que trae la ciencia de datos.

La actividad reunió a la comunidad académica y emprendedores tecnológicos con directivos de hospitales, clínicas, aseguradoras y laboratorios que ven en esta disciplina potenciales soluciones a los problemas de su sector económico.

En esta edición titulada Internet de las Cosas, sensores y datos –organizada junto al Club de Innovación con el apoyo del Colegio de Ingenieros–, Arienzo hizo gala de sus 25 años de experiencia en el mundo de la innovación frente a una audiencia de casi cien asistentes. Enfocó su conferencia en el desarrollo de dos sensores y los relacionó con el poder que la ciencia de datos está teniendo en los negocios.

El primero fue un dispositivo  utilizado para calcular el riesgo de quienes solicitan créditos automotrices. Se trata de un aparato más pequeño que un celular que se incorpora en los automóviles para monitorear a los conductores detectando incluso los lugares que visitan. Con estos datos, los bancos pueden modelar el comportamiento de sus acreedores, reconocer qué tan riesgosos son e, incluso, avisarles cuándo deben pagar sus cuotas.

Para Arienzo, parte fundamental del modelo de negocios fue detectar quién era el market-maker o creador de mercado. En este caso, fueron las instituciones financieras las más interesadas en conocer el historial de quienes piden créditos y, con su poder, exigieron a automovilistas y automotoras que incluyeran los sensores en sus vehículos.

“Así, se crea un mercado con un triple público objetivo: el banco, el vendedor y el consumidor final”, explicó Arienzo. “Por esto, es clave detectar al market-maker”.

Esto exigió, además, entender a la compañía no como un fabricante de dispositivos, sino como una empresa de servicios que procesa para los bancos la gran cantidad de datos proveniente de los conductores. Así, puede extender su relación con los clientes en tiempo y no acotarla solo al momento en que se vende (o, incluso, regala) el aparato.

Hoy, el sistema no solo se usa en automóviles, sino también en botes, tractores y otros medios de transporte y producción.

En el segundo caso, Arienzo se enfocó en el mundo de la salud y la democratización de la medicina: “Es un concepto completamente, nuevo. Poner la salud totalmente en tus manos. Tener un monitoreo constante”.

Dicho esto, presentó un ecógrafo tan pequeño como una mano. El dispositivo creado por Butterfly Networks cuesta dos mil dólares que se comparan con los 10 mil o 15 mil dólares que valen los sistemas tradicionales. Es capaz de tomar imágenes de todo el cuerpo humano que son vistas en la pantalla del celular, donde también se muestran instrucciones generadas por inteligencia artificial para que el usuario pueda obtener las mejores tomas. Además, guarda los datos del paciente en la nube, de manera segura.

Hoy, el ecógrafo está a la venta en Estados Unidos y, en muchos casos, está reemplazando al tradicional estetoscopio. La empresa, además, recibió fondos de la Fundación Bill y Melinda Gates para enviarlo a África, donde podrá ser utilizado por médicos en remotas aldeas. Para el futuro, la idea es que los mismos usuarios puedan autoexaminarse y detectar sus malestares en muy poco tiempo gracias a algoritmos de aprendizaje de máquinas.

Chile y la revolución de los datos

Antes de Arienzo, se dirigieron a la audiencia Alejandro Maass, director del CMM, y Eduardo Bitrán, presidente del Club de Innovación.

El matemático presentó los desarrollos del CMM en ciencia de datos, donde destacó trabajos en comercio y seguridad. También presentó un panorama general de esta disciplina a nivel nacional: “Esta revolución encuentra a este país súper bien parado. Chile desarrolló una singularidad matemática e informática. Eso hace que está época de revolución de los datos nos encuentre bien parados”.

“Es un tiempo en que hay que actuar o reflexionar, no considerar que todo está dicho”, concluyó.

Para Bitrán, “el área de la salud es un área donde este país ha estado tratando de meterse”.

Presentó el trabajo del Club de Innovación y dejó planteada su visión del presente: “Uno ve muchas empresas con muchos datos sin saber qué hacer con los datos. El dilema del Internet de las Cosas es ¿qué hacer con los datos para poder gestionar los sistemas?”.

Posted on May 28, 2019 in Frontpage, News, Noticias en castellano